COP25: Tiempo de actuar

Madrid acoge del 2 al 13 de diciembre la vigésimo quinta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP25. Presidida por Chile (país donde estaba previsto que se celebrase inicialmente), la cumbre ha sido organizada en tiempo récord en el recinto ferial de Ifema.  Ha contado con el trabajo de 6.000 profesionales y 2.000 voluntarios y  recibirá 25.000 visitantes de 200 países, entre ellos medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno de todos los continentes.

En este escenario acaba de ver la luz un nuevo informe de la brecha de emisiones de la ONU donde se advierte de que aún cumpliéndose todos los compromisos del Acuerdo de Paris, se avanza hacia un calentamiento global de hasta 3,2ºC. Una cifra que está muy por encima del tope del 1,5ºC establecido por los científicos y desencadenaría eventos climáticos extremos en el planeta.

Esto significa que la ambición colectiva debe aumentar más de cinco veces respecto a los niveles actuales para lograr las reducciones necesarias de aquí a 2030, según el citado estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP por sus siglas en inglés). En la investigación se avisa de que salvo que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero disminuyan en un 7,6 % cada año entre 2020 y 2030, el mundo perderá la oportunidad de cumplir con el objetivo de alcanzar una temperatura por debajo del grado y medio Celsius establecido en el Protocolo de París.

“Los países simplemente no pueden esperar hasta finales de 2020, cuando entren en vigor los nuevos compromisos climáticos, para intensificar la acción. Los gobiernos nacionales y cada ciudad, región, empresa e individuo deben actuar ahora”, ha manifestado Inger Andersen, directora ejecutiva del UNEP.

Asimismo, ha declarado que durante 2020 se necesitan, en primer lugar, medidas efectivas para reducir las emisiones lo más posible. Y después, fortalecer las Contribuciones Determinadas Nacionales (NDC por su denominación en inglés) para impulsar las transformaciones necesarias en las economías y sociedades, y recuperar así el tiempo perdido. “Si no hacemos esto, la meta de 1,5° C estará fuera de nuestro alcance antes de 2030″, ha alertado Andersen.

En 2020 todas las naciones deben aumentar sustancialmente la ambición en sus CDN, y dar seguimiento a las políticas y estrategias para aplicarlas. Si bien hay soluciones disponibles para hacer posible el cumplimiento de los objetivos acordados en París, no se están implementando a la velocidad requerida ni a una escala suficiente.

El panorama global nunca ha sido tan propicio para tomar estas medidas urgentes. Hoy existe una mayor comprensión de los múltiples beneficios de la acción climática —como el aire limpio, los empleos verdes y el impulso a la Agenda 2030—. Hay muchos ejemplos de esfuerzos ambiciosos de parte de gobiernos, ciudades, empresas e inversores y la presión ciudadana está creciendo.

O aprovechamos este impulso para ofrecer las transformaciones profundas y las soluciones inteligentes que necesitamos hoy o enfrentaremos las consecuencias de un planeta radicalmente alterado por el cambio climático, concluye el informe.

La COP25 se presenta como una reunión determinante para que los países refuercen sus compromisos climáticos y elevar la ambición en la lucha global contra la emergencia climática.

Llegó el tiempo de actuar.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar