El agua sostenible: una necesidad y una oportunidad de negocio

El pasado jueves estuvimos en un evento organizado por REDS, la Red Española sobre Desarrollo Sostenible, centrado en el sexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): el del agua. Un correcto saneamiento, depuración y distribución de este bien tan preciado es esencial para alcanzar nuestras metas como sociedad establecidas en los famosos paneles, y en el NH Hotel de la calle Zurbano se dieron cita representantes del sector privado, del público, investigadores, activistas de la sociedad civil… para debatir y participar en la conversación sobre los recursos hídricos, tan necesarios y a la vez tan difíciles de conseguir en ocasiones. En el agua y el saneamiento, la Agenda 2030 deja claro que seguir hasta ahora no es sostenible, e invita de manera explícita a un proceso transformador donde la ciencia, la tecnología y la innovación tengan un papel principal.

Inauguró el evento la afamada Josefina Maestu, exdirectora de la Oficina de Naciones Unidas de Apoyo al Decenio Internacional para la Acción: Agua, fuente de vida 2005-2015, y miembro del consejo asesor de REDS, que repasó la historia de los ODS y de cómo la necesidad de gestionar de una manera sostenible los recursos hídricos ha ido ganando peso en el discurso público. «La historia del sexto objetivo es un éxito. Pero no es suficiente«, aseguró la experta. Diversos panelistas intervinieron y dejaron sus puntos de vista sobre el papel de la ciencia, la concienciación a los ciudadanos o las iniciativas a nivel español y europeo que se están llevando a cabo.

Posteriormente, en las mesas de debate intervino el presidente del Grupo Español para el Crecimiento Verde, Valentín Alfaya, que aseguró que “detrás de esta nueva visión del ciclo del agua hay grandísimas oportunidades”, pero que hay que abordarlas con cuidado. Hay riesgos, sí: los relativos a que en determinados territorios “hay o muy poca agua, o muy sucia, o demasiada” y que los precios del agua muchas veces son políticos, “que no tienen que ver con el estrés hídrico”.

Las oportunidades, consideró Alfaya, solo se pueden aprovechar si consideramos “imprescindible” la colaboración público-privada: solo así se podrá hacer del sexto objetivo de desarrollo sostenible un filón para los negocios. Afirmó que hay también una “gran oportunidad para la innovación”, pero no solo tecnológica: también la relacionada con una visión “más sistémica del ciclo del agua”. El futuro, considera el responsable de Ferrovial, está en “adquirir y desarrollar tecnologías baratas y autónomas” en países en vías de desarrollo.

El encuentro fue clausurado por el presidente de Grupo Inclam –miembro del GECV-, Alfonso Andrés, que dejó patente que a su empresa les preocupa “que la gente no considere el agua como algo necesario”, porque el cambio climático pondrá en el centro del tablero la adecuada gestión de los recursos hídricos. Gestionar el agua y cumplir los ODS «es una oportunidad para todos» y nos dará recompensas no solo morales: «Vamos a poder vivir de eso», aventuró.

Deja un comentario