El camino para la salida de la crisis es verde (I)

Por la periodista ambiental Clara Navío, en el blog Signus

 

29 mayo de 2020. Dice el dicho ecologista “piensa globalmente, actúa localmente”. Sin embargo, en los últimos meses, bien es verdad que por causas que cuando se acuñó este lema ni estaban ni se esperaban, las iniciativas y demandas de acción se suceden desde lo global y desde lo local. Y, también, desde arriba hacia abajo y desde abajo hacia arriba.

El Pacto Verde Europeo, el origen

En diciembre pasado, fue el Pacto Verde Europeo, una «hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible» planteada con el objetivo final de que la Unión Europea sea climáticamente neutra en 2050. Anunciado justo mientras en Madrid se celebraba la COP25, supuso toda una declaración de intenciones y objetivos de la entonces recién constituida Comisión Europea. Y en la que se ha reafirmado al hacer público, ayer mismo, el nuevo instrumento de recuperación impulsado por la Unión Europea para la Nueva Generación, el Next Generation EU. Como ha declarado la propia presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen «el plan de recuperación convierte el enorme desafío al que nos enfrentamos en una oportunidad, no solo mediante su apoyo a la recuperación sino también invirtiendo en nuestro futuro: el Pacto Verde Europeo y la digitalización darán impulso al empleo y el crecimiento, a la resiliencia de nuestras sociedades y a la salud de nuestro medio ambiente. Este es el momento de Europa. Nuestra voluntad de actuar debe estar a la altura de los retos a los que todos estamos haciendo frente. Con Next Generation EU, les damos una respuesta ambiciosa».

Previamente a este anuncio, en abril y ya con toda Europa afectada por la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19, los ministros de Medio ambiente y cambio climático de diez países de la Unión, incluido España, firmaron y trasladaron a la Comisión Europea un documento en el que pedían una salida verde a la crisis económica consecuencia de la pandemia y se reafirmaban en que, justamente, ese Pacto Verde Europeo sea el instrumento para salir de la situación.

Siguiente hito: Alianza Europea para una Recuperación Verde

A esta iniciativa de los gobiernos, siguió la Alianza Europea para una Recuperación Verde. Promovida por un eurodiputado del Parlamento Europeo, al que se sumaron otros 79, más altos directivos de empresas multinacionales y grandes empresas, asociaciones empresariales, organizaciones sindicales y siete ONGs conservacionistas, además de diversos grupos de expertos. Hasta 180 firmantes, una significativa y transversal representación de la sociedad europea, reunió el documento hecho público que pide, también, a la Comisión Europea que se base en el Pacto Verde para afrontar y salir de esta crisis económica que, auguran, «será más fuerte que la crisis de 2008».

Ambas iniciativas ponen de relieve, primero, que la prioridad es la lucha contra la pandemia; y, segundo, que sus consecuencias económicas deberán ser resueltas apostando por un nuevo modelo económico europeo que gire alrededor de los principios ecológicos. Con fuertes inversiones enfocadas a crear ese nuevo modelo económico, basado en eliminar de la economía europea los gases de efecto invernadero, la protección de la biodiversidad y la transformación del sector agroalimentario, capaces de traducirse en una rápida creación de empleo, crecimiento y la mejora del estilo de vida de todos los ciudadanos. Asimismo, los firmantes del documento de presentación de la Alianza Europea para una Recuperación Verde, manifestaban que «nos comprometemos a trabajar juntos, compartir conocimientos, intercambiar experiencia y crear sinergias para materializar las decisiones de inversión que necesitamos».

Y en España, el Manifiesto por una recuperación económica sostenible

Ya en el ámbito nacional, en España también se ha producido un movimiento en el mismo sentido. En este caso impulsado de manera colaborativa por Ecodes, el Grupo Español de Crecimiento VerdeSEO/BirdLife, investigadores del Basque Centre for Climate Change (BC3)Real Instituto Elcano y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

El documento publicado por este grupo, que salió a la luz la tercera semana de mayo ya con 240 adhesiones y en menos de una semana se han sumado otras 1000 más, será enviado a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica constituida en el Congreso de los Diputados a primeros de junio. En él se expresa el apoyo decidido de los firmantes «a una recuperación hacia una economía más sostenible y robusta y demandan el establecimiento de alianzas, entre partidos políticos, empresas, sindicatos, medios de comunicación, ONGs y sociedad civil para apoyar e implementar un paquete de estímulos sostenibles, basado en el mejor conocimiento científico y en las mejores prácticas, que permita avanzar hacia una sociedad más próspera, sostenible, saludable y resiliente».

Este manifiesto fue el resultado de una reacción muy rápida de un grupo de personas de diferentes entidades que tienen en común convicciones y capacidad de ponerse de acuerdo y hacerlo, justo, en el momento oportuno. Entre ellas están Víctor Viñuales, director ejecutivo de Ecodes, y Valentín Alfaya, director de Sostenibilidad de Ferrovial y presidente del Grupo Español de Crecimiento Verde (GECV).

La clave de la iniciativa está en que, explica Valentín Alfaya, «como sucede muchas veces en estas situaciones, detrás de las instituciones también hay personas y, cuando estas se llevan bien entre ellas, son capaces de poner en marcha iniciativas y poner también de acuerdo a las organizaciones a las que pertenecen. En el inicio hemos estado unas 10 personas, pero lo más importante es la acogida que ha tenido después, con más de 240 firmantes en un primer momento. Eso y la oportunidad de aprovechar el momento en que arrancaban los trabajos de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica». El intercambio de opiniones, señala Víctor Viñuales, fue «construyendo una convicción común de que este momento de crisis, tan dolorosa, ha creado un solapamiento de urgencias. Primero está la sanitaria, desde luego; pero, inmediatamente están también la económica, la social y la climática, lo cual debe encaminarnos a soluciones convergentes. Que sean buenas desde todos los puntos de vista. No puede ser que sean buenas para una cosa, la economía, y desastrosas para otra, el clima por ejemplo». Por eso y considerando que «todo lo que tiene que ver con la recuperación verde conjuga bien con estos multibeneficios, es el momento para que todas esas inversiones públicas y estímulos económicos que se van a movilizar se encaminen en la dirección adecuada. Para que no se desperdicien y no perdamos una oportunidad enorme. Porque las oportunidades no se repiten».

Puedes acceder al artículo publicado en Signus AQUÍ.

Deja un comentario