Las empresas del GECV defienden en el Congreso, una Ley de Cambio Climático clave para un marco jurídico fuerte y predecible

El GECV está convencido de que las políticas climáticas y de transición energética son necesarias y urgentes. “Creemos que ofrecen oportunidades de mejora para la calidad de vida de los ciudadanos, de crecimiento, de desarrollo industrial y empleo de calidad”.

El presidente del Grupo Español para el Crecimiento Verde (GECV), Valentín Alfaya, defendió durante su comparecencia este miércoles, 25 de octubre, en el Congreso de los Diputados, la futura Ley de CC y TE, y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030, como elementos fundamentales para lograr un marco jurídico fuerte y predecible, que permita abordar el reto con eficiencia y visión de largo plazo. Su intervención se produjo, concretamente, ante la Comisión para el Estudio de Cambio Climático del Congreso de los Diputados. Las empresas que conforman el Grupo aplauden el proceso de elaboración de la norma, así como la consulta pública abierta a sectores de la industria y la sociedad civil, en la que han participado con el reciente envío de sus propuestas.

Para el presidente del GECV el cambio climático es, “probablemente, el mayor reto al que se enfrenta la humanidad”, por ello pidió una acción urgente ya que advirtió, “cuánto más tarde actuemos, más complejo y costoso será para la sociedad cumplir con los objetivos climáticos”. En su opinión, adelantar algunos cambios generaría ahorros a largo plazo, “cada euro que dejemos de invertir hoy, implicará 4,3 euros a partir de 2030”.

El GECV viene apoyando un marco de colaboración público-privada, estable y orientado al interés público “imprescindible” para resolver el desafío. Alfaya quiso destacar además la creciente sensibilización de los mercados financieros internacionales sobre los riesgos asociados al cambio climático, “que puede aprovecharse como una palanca para reorientar inversiones hacia sectores de bajas emisiones”, añadió.

En su comparecencia, el representante del GECV también recordó cómo el actual sistema energético basado en combustibles fósiles es la principal causa del cambio climático y sostuvo la necesidad del cambio de modelo energético basado en el ahorro y la eficiencia energética, así como la sustitución progresiva de combustibles fósiles por energía libre de emisiones; “existen tecnologías para el cambio con una rápida reducción de costes como renovables, las empresas y el sector financiero están dispuestos a invertir, pero se requiere de un marco de objetivos y políticas claros y estables”.

Establecer metas ambiciosas de reducción de emisiones en línea con el objetivo de los 2ºC y cumplir con los acuerdos supranacionales adquiridos por España, es la principal demanda del Grupo Español para el Crecimiento Verde en el marco de la elaboración de la norma. El Grupo desea una revisión en profundidad del actual sistema impositivo que ayude a alcanzar los objetivos y a transformar la economía hacia un modelo de bajas emisiones. “Una fiscalidad ambiental no implica necesariamente añadir carga fiscal con impuestos verdes. Es necesario que se eliminen las distorsiones actuales, dando señales a la inversión y al consumo y que permita obtener fondos para financiar la transición energética”, explicó.

Aspectos como la transversalidad entre departamentos, entre niveles de la Administración y sectores productivos también fueron apoyados por el presidente del GECV quien apuntó hacia la necesidad de un órgano de la Administración del Estado encargado de coordinar todo el proceso de descarbonización de la economía. La involucración activa del sector privado, la apuesta renovada por la ciencia y la innovación o la incorporación del cambio climático a la “Evaluación Ambiental Estratégica”, también protagonizaron su intervención.

El cambio del modelo energético pasa necesariamente, para el GECV, por garantizar que el sistema pueda asumir los costes y se aprovechen oportunidades de forma eficiente. Valentín Alfaya enumeró algunas de las medidas para facilitar dicha transición en los sectores eléctrico, del transporte o el térmico, como una mayor preponderancia de las energías renovables, la mejora en la eficiencia de los sistemas de transporte o de procesos industriales y del consumo energético residencial y comercial. “La promoción de la eficiencia energética y la descarbonización de los usos finales con generación renovable serán las dos palancas fundamentales para ello”, concluyó incidiendo en la necesidad de involucrar en este reto a los ciudadanos y acentuando el papel ejemplarizante de la Administración.

CONCLUSIONES:

Para el Grupo Español para el Crecimiento Verde si la agenda climática y la transición energética se abordan con decisión, constituyen una enorme fuente de oportunidades para el crecimiento económico.

“La acción climática en la que se encuadra este proceso permitirá movilizar inversión, crear empleo de alto valor añadido e innovar en nuevos productos y servicios”.

 “Las principales economías mundiales han sido capaces de mantener tasas de crecimiento económico sostenido a la vez que reducían de forma significativa sus emisiones globales”.

Descargar nota de prensa en PDF: aquí

Vídeo comparecencia: aquí 

 

Deja un comentario