“La lucha contra el cambio climático es una oportunidad hacia una economía más competitiva y de futuro”  

 Valentín Alfaya, presidente del Grupo Español de Crecimiento Verde (GECV), ante la Comisión de Transición Ecológica del Congreso de los Diputados

  • No podemos llegar tarde a la revolución industrial que se está generando en torno al cambio climático y la transición energética
  • Las inversiones necesarias (240.000 millones de euros) para transformar la economía proceden del sector privado en más de un 80%
  • Los fondos de la CE son una oportunidad única para acelerar la transformación de la economía española
  • El sector privado y la colaboración público-privada son capitales para lograr los objetivos establecidos en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética
  • Es absolutamente necesario un consenso político que trascienda períodos electorales y acabe con la antigua barrera de la “ideologización” del medio ambiente

 

Madrid, 21 de septiembre de 2020.– “La agenda de sostenibilidad y cambio climático ofrecen oportunidades a nuestras empresas, la economía española y europea”, ha manifestado el presidente del Grupo Español de Crecimiento Verde (GECV) y director de Sostenibilidad de Ferrovial, Valentín Alfaya, durante su comparecencia ante la Comisión de Transición Ecológica en el Congreso de los Diputados.

No obstante, ha advertido que “no podemos llegar tarde a la nueva revolución industrial que se está generando en torno a la lucha contra el cambio climático y la transición energética.” Alfaya considera que aprovechar las oportunidades implica una ambición razonable a la velocidad adecuada, y España está muy bien posicionada para hacerlo: cuenta con abundantes recursos renovables, un capital natural único en Europa, tecnología, personas con talento y empresas bien situadas.

Empresas como las del Grupo que preside, un conjunto de alrededor de 60, de todos los sectores y tamaños (desde 20 Ibex hasta grandes compañías, pymes y micro pymes), que están dispuestas a invertir en infraestructuras y modelos de negocio compatibles con la agenda medioambiental, y en particular con la transición energética y la descarbonización, si se dan las condiciones adecuadas.

“La lucha contra el cambio climático supone una oportunidad para cambiar nuestra economía hacia otra más competitiva y de más futuro”, ha sostenido el presidente del GECV, que ha destacado que las inversiones necesarias (PNIEC: 240.000 millones de euros) no son un gasto y proceden del sector privado en más de un 80%.

Alfaya ha ofrecido cifras de las actividades con una gran capacidad de generación de empleo: la renovación urbana podría suponer entre 13 y 15 puestos de trabajo directos, hasta 140.000 anuales de forma consistente con la Estrategia de Renovación Urbana presentada en EU como requisito de la DEE; las renovables aportarían 18 millones de empleos netos en una década a escala global, OIT 2018; la economía circular, 700.000 puestos de trabajo, según la CE; y la transición energética en el sector de la movilidad más de 23.000 empleos netos en 2030 y por encima de 3.000 millones de PIB para la economía española, según el Informe T&E Ferrovial-Iberdrola.

También ha aseverado que para hacer frente al cambio climático es necesario cambiar el modelo económico y en concreto el energético. Y que no se trata solo de cómo se genera la energía sino también de cómo y dónde se utiliza, lo que ha ilustrado con el importante papel que desempeñan las ciudades en la lucha contra el cambio climático. El 75% de las emisiones procede de la actividad urbana y peri-urbana, de las cuales por encima del 40% proviene de la movilidad y algo más del 51%, de la edificación.

Los aspectos económicos han dejado de ser una barrera en la transformación (transición energética) al reducirse los costes de las tecnologías de forma sustancial en los últimos años. “Las empresas estamos dispuestas a invertir, los bancos a financiar. Solo necesitamos certidumbre y seguridad jurídica: objetivos claros y políticas inteligentes”, ha sostenido.

En esta línea, el presidente del GECV ha apuntado algunos aspectos mejorables en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, como el marco fiscal, con la inclusión del principio de “quien contamina, paga”, o la sustitución de una “Autoridad Independiente” por “El Comité de Expertos”. Ha calificado esta ley de necesaria para establecer un marco de largo plazo adecuado que permita orientar las inversiones, especialmente las que tienen amortizaciones más largas, como la infraestructura energética o el transporte.

Asimismo, ha valorado positivamente el paso adelante dado en el cambio de condiciones de contratación pública al constituir las administraciones públicas el principal cliente en volumen económico para sectores muy relevantes de la economía española. Y ha puesto de manifiesto el papel capital del sector privado y la colaboración público-privada  a la hora de lograr los objetivos establecidos en la Ley, tanto en términos de financiación, como de innovación y de la capacidad de orientar las decisiones de los ciudadanos como consumidores, “una de las grandes asignaturas pendientes”, desde su punto de vista.

El presidente del GECV ha concluido su intervención aludiendo a la oportunidad única que significan los fondos de la CE para acelerar la transformación de la economía española y pidiendo consenso político que trascienda períodos electorales y rompa la antigua barrera de la “ideologización” del medio ambiente, clave en el éxito de la agenda verde.

El Grupo Español para el Crecimiento Verde está formado hoy por cerca de 60 empresas de diversos tamaños y perfiles. Supone más de la mitad del IBEX35 en ventas y cerca de un 40% de las compañías del selectivo ya forma parte del Grupo. Representa en empleos alrededor del 5% de la población activa en España e incluye una creciente representación de PYMEs innovadoras que adoptan un enfoque ambicioso y de oportunidad para la creación de valor y prosperidad ante los retos medioambientales. El Grupo Español para el Crecimiento Verde es actualmente una Asociación para fomentar la colaboración público-privada y avanzar conjuntamente en los retos ambientales. Las soluciones en materia de mitigación y adaptación al cambio climático, la descarbonización de la economía o el fomento de una economía circular vendrán, sin duda, de la mano del tejido empresarial, y son claves en una sociedad próspera.

Puedes acceder a la Nota de Prensa en formato PDF desde este ENLACE

 

Deja un comentario