Nace la Plataforma Nacional Española para la Acción Climática para potenciar la colaboración público-privada contra el cambio climático

La Plataforma Nacional para la Acción Climática se ha lanzado este miércoles en la feria Innovate4Climate de Barcelona. En el evento, el Grupo Español para el Crecimiento Verde (GECV), impulsor de la iniciativa, junto al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) han presentado los objetivos estratégicos de esta nueva herramienta de colaboración público-privada y las principales líneas de actuación para avanzar de forma efectiva y eficiente hacia el cumplimiento de los objetivos climáticos. La urgencia y la magnitud de los retos climáticos justifican la creación de esta alianza entre el GECV -compuesto por pequeñas, medianas y grandes empresas de todos los sectores, comprometidas con el medioambiente- y la Administración pública, que implica la creación de un marco de colaboración sostenible en el tiempo entre ambos,  que servirá para poner en valor la importante contribución del sector privado en el proceso de lucha contra el cambio climático, tanto en el ámbito de la mitigación como en el de la adaptación. Esta plataforma de colaboración entre el Ministerio y parte importante de las empresas españolas es pionera y tiene como objetivo último contribuir a una economía verde y descarbonizada, posicionando a España a la cabeza de los países de nuestro entorno en la creación de valor sostenible.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha anunciado la creación de la nueva Plataforma Nacional para la Acción Climática en el acto de inauguración de Innovate4Climate este miércoles, en el Palau de Congressos de Barcelona. Tejerina ha aprovechado la ocasión para anunciar la iniciativa, que a su juicio “contribuye activamente a la alianza de Marrakech” y sirve para “identificar soluciones pioneras, nuevos modelos de negocio y partenariados que contribuyan a alcanzar las metas del Acuerdo de París”. La ministra ha reconocido el papel de los recursos financieros como “necesario” para llevar a cabo una transición que descarbonice la economía y que imponga un nuevo modelo económico y desarrollo, con un enfoque de “transición y de cooperación” entre las empresas, la sociedad civil y la Administración.

El Acuerdo de París puso de manifiesto el importante papel de los agentes no gubernamentales para alcanzar los objetivos climáticos. Siguiendo este mandato, en la Cumbre Climática de Marrakech, se lanzó la Alianza de Marrakech para la Acción Climática Global, que, tras un proceso inclusivo de consultas entre todos los integrantes de la sociedad civil, está dando forma a un marco estratégico de colaboración global para acelerar la acción climática y aumentar su efectividad. La base de esta alianza parte de la colaboración y la necesidad de que todos los actores de la sociedad civil pongan en marcha acciones tangibles contra el cambio climático. Los avances conseguidos, ya sea por grandes iniciativas o pequeños proyectos, se mostrarán de forma transparente en un informe anual (Yearbook of Climate Action).

En marco español supone un contexto muy idóneo para la creación de esta iniciativa, ya que el sector empresarial ha adquirido desde hace años ambiciosos compromisos para la reducción progresiva de su impacto ambiental, incluyendo sus emisiones de gases de efecto invernadero. En España, nuestro tejido económico tiene un gran potencial para posicionarse en una transición hacia una economía más verde, ya que son numerosas las oportunidades que empresas tanto pequeñas como grandes pueden aprovechar en sectores como las energías renovables, el turismo sostenible, la agricultura ecológica o la eficiencia energética. Pero es importante dar un paso más, reforzar los compromisos y colaborar con las administraciones en un marco de estabilidad. Es por eso que nace la Plataforma Nacional para la Acción Climática.

Entre los objetivos de la nueva Plataforma Nacional para la Acción Climática se encuentran alinear las estrategias corporativas de las empresas con las del Gobierno, compartir e incorporar mejores prácticas en mitigación y adaptación y medir e integrar las contribuciones de cada parte y comunicar los resultados a los grupos de interés, sirviendo como ejemplo a la sociedad en su conjunto y mostrando que el sector productivo español quiere y puede hacer mucho contra el cambio climático. Cualquier organización de carácter empresarial puede ser parte de esta nueva plataforma, siempre que muestre una serie de compromisos requeridos para la adhesión.

La Plataforma Nacional para la Acción Climática está “impulsada” por el GECV y el MAPAMA, “pero no somos sus propietarios”, como se encargó de recordar el presidente de la organización empresarial, Valentín Alfaya, en un evento este martes. “Estamos abiertos a otros colaboradores. No solo en el sector privado, también ONG’s como Ecodes” (que pertenece a la plataforma desde su arranque). Alfaya desveló que la iniciativa tendrá protagonismo en la 23ª reunión de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 23), que tendrá lugar en Bonn (Alemania) en noviembre de 2017.

Alfaya concluyó haciendo una llamada al trabajo codo con codo entre la administración y la sociedad civil: “Solo tendremos éxito y aceleraremos la acción climática si trabajamos juntos. El sector privado va a ser clave. Hay grandes oportunidades y estamos muy contentos de trabajar con la Oficina Española de Cambio Climático” aseveró.

Una mesa redonda centrada en los avances en el sector transporte

El evento del martes en Innovate4Climate contó, además, con una mesa redonda dirigida por el vicepresidente del Grupo Español para el Crecimiento Verde, Gonzalo Sáenz de Miera, y que se centró en los necesarios avances del sector transporte en la reducción de su significativa huella de carbono. Contó con las aportaciones de la socia de PwC y miembro de la Junta Directiva del GECV, Mariluz Castilla, y el Director Ejecutivo de Ecología y Desarrollo (Ecodes), Víctor Viñuales.

Castilla llamó a electrificar el transporte ligero y a descarbonizar el transporte pesado, usando más ferrocarril y apostando por el gas natural como combustible de transición neutro en CO2. Puso como ejemplo a Países Bajos, un país “donde la colaboración público-privada es muy usual, tienen mucha tradición”. La prevalencia del vehículo eléctrico entre los holandeses se explica, según Castilla, por los esfuerzos del sector privado y del público. Además, la socia de PwC instó a fortalecer la acción climática ya que, en el caso de nuestro país, “lo hemos estado haciendo bastante bien. Hemos estado reduciendo. Pero si queremos alcanzar el Acuerdo de París, tenemos que hacer más”, insistió.

Viñuales, por su parte, citó como principales retos para la transición energética en este ámbito “que la sociedad y los actores políticos y económicos entiendan la gravedad y la urgencia de actuar” y que en la conciencia pública “se funda la agenda del clima y de la salud”, ya que la contaminación es causa de problemas tanto medioambientales como de salud pública. El director de Ecodes apuesta por una fiscalidad fuerte, coherencia entre departamentos y lanzar señales claras como las principales líneas que deben seguir las políticas públicas al respecto, e hizo un llamamiento en favor del cambio mental y cultural, a favor de la cooperación entre agentes: “Tenemos que pasar de una economía del me al we. De propietario a economía compartida”, sentenció.

 

Deja un comentario