Ocho empresas del GECV participan en el lanzamiento de la Alianza Q-Cero para la descarbonización de la demanda térmica en España

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
  • Andreu World, Contazara, Climate-KIC, Ferrovial, Holcim, Molecor, Plastic Energy e Iberdrola como principal impulsora han participado en el acto de lanzamiento, que ha tenido lugar en la sede central de esta última en Madrid

 

  • Se trata de una iniciativa centrada en acelerar el proceso de alcanzar la neutralidad de emisiones en la demanda de energía térmica, y aportar claridad sobre la situación actual para desarrollar un proceso más eficiente

 

El pasado miércoles, 24 de enero, tuvo lugar el acto de lanzamiento de la Alianza Q-Cero, una iniciativa para la descarbonización de la demanda térmica en España que nace en el marco de la Cátedra Iberdrola-UPM para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y es coordinada por el Centro de Innovación en Tecnología para el Desarrollo Humano de la Universidad Politécnica de Madrid (itdUPM), que actúa como facilitador y secretariado técnico de la iniciativa. La alianza está abierta a todos los agentes de la cadena de valor de la demanda térmica, tanto en el sector industrial como en edificios, que quieran apostar por acelerar su descarbonización.

En el acto de lanzamiento participaron más de 40 empresas, entre las que se encuentran ocho miembros del Grupo Español para el Crecimiento Verde: Andreu World, Contazara, Climate-KIC, Ferrovial, Holcim, Molecor, Plastic Energy e Iberdrola como principal impulsora.

Actualmente, el ritmo de descarbonización tanto del sector industrial como de la edificación es inferior al acordado en los compromisos adquiridos en la lucha contra el cambio climático, centrados en lograr el límite de 1,5 grados para el calentamiento global.

Q-Cero pretende ser un punto de encuentro abierto a todos los agentes para fomentar el diálogo sobre la situación actual y elaborar propuestas y soluciones encaminadas a acelerar la electrificación del calor en los distintos sectores, sin perder competitividad, abordando las barreras y particularidades del sector y aprovechando las oportunidades que ofrece la transición energética.

La demanda de energía térmica supone alrededor del 40% de la demanda de energía final en España. Su peso se está reduciendo en toda Europa debido a su dependencia de los combustibles fósiles y la falta de autonomía energética, entre otras variables, que están incrementando sus costes, afectando a la competitividad. España cuenta con la ventaja competitiva de disponer de los mejores recursos renovables del continente. En el camino hacia una transición energética libre de emisiones y que garantice la seguridad de suministro a precios estables, nuestro país cuenta con energía limpia abundante y competitiva, lo que supone una enorme oportunidad para atraer industria, generando empleo y valor añadido a su tejido empresarial y al conjunto de la sociedad.